Aladina celebra sus 15 años de vida convertida en la fundación española de referencia en el apoyo a los pacientes oncológicos infantiles. Esta organización atiende cada año a más de 1.500 niños y a sus familias en los 16 hospitales de España en los que colabora a través de sus programas de apoyo integral -emocional, psicológico y material- y sus intervenciones en hospitales.

Con Aladina llega a España un modelo de acompañamiento y apoyo a los niños con cáncer hasta entonces no explorado en España e importado de Estados Unidos en el que el tratamiento médico debía ir siempre de la mano de la risa, el juego y el amor. Una combinación que hoy se reconoce como fundamental en la recuperación de los niños con cáncer.

En estos 15 años la Fundación Aladina ha cumplido grandes sueños que parecían imposibles de abordar, por eso para el futuro próximo la mayor ambición de la fundación es ayudar a más niños y familias dentro y fuera de España.

De ahí que la colaboración de la fundación con hospitales españoles crezca cada día y que con motivo de su XV aniversario haya emprendido un amplio programa de cooperación internacional para mejorar el bienestar y salud emocional de todos los niños enfermos.

Entre esas acciones, la donación de 500.000$ al Children’s Cancer Center for Children de Líbano que ha puesto en marcha un ambiciosos programa de trasplantes de médula ósea a niños con cáncer en el país, la donación del primer autocovid pediátrico de España al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) o la donación del equipamiento a la sala de Odontología Pediátrica para niños discapacitados del Hospital San Juan de Dios de Zaragoza.

Hasta la fecha, más de 20.000 niños y sus familias se han beneficiado de los programas y ayudas de la Fundación Aladina y la Fundación está presente en 16 hospitales de toda España: Almería, Asturias, Barcelona, Granada, Madrid, Murcia, Santiago de Compostela, Sevilla, Toledo, Valencia, Vizcaya y Zaragoza.

Cambio de imagen corporativa

Al cumplir quince años desde su nacimiento, la Fundación Aladina renueva su imagen corporativa con un cambio de identidad que recoge el espíritu de su historia reciente y por supuesto conservando su personalidad, plasmada principalmente en la lámpara original, su distintivo más reconocible, y en el color naranja, que durante estos quince años le han acompañado.

La incorporación del color azul y el cambio a un tipo de letra de palo, recoge el trabajo y la experiencia de estos quince años de Aladina así como la renovación de su compromiso social y emocional con los pacientes oncológicos infantiles y sus familias.

El nuevo logo de Aladina hace visibles estos cambios y refleja la esencia de la fundación, su espíritu lúdico y emocional y a la vez la madurez adquirida durante los quince años de actividad, que le han convertido sin duda en la fundación de referencia en España en el apoyo a los niños y adolescentes con cáncer y sus familias.

A este cambio de identidad visual le seguirá en breve la renovación de la web de la Fundación Aladina, con toda la información sobre su actividad y la actualidad, así como un nuevo espacio para Socios y Donantes y un área propia para todos los miembros de la Familia Aladina, dónde podrán darse de alta como miembros de la comunidad e incluir  la información sobre su actividad relacionada con la fundación.