La secretaria general de la Federación de Empleadas y Empleados de los Servicios Públicos FeSP UGT CLM, Carmen Campoy ha anunciado que la recuperación de las 35 horas semanales para los 70.000 empleados públicos del Gobierno de Castilla-La Mancha “no planteará problemas” y se producirá una vez que se aprueben los Presupuestos Generales del Estado.

Acuerdo para los años 2018-2020

Carmen Campoy ha participado junto al secretario general de FeSP UGT, Julio Lacuerda, en una rueda de prensa para explicar el alcance del segundo “Acuerdo 2018-2020 para la Mejora del Empleo Público y de las condiciones de trabajo en España”, firmado el pasado mes de marzo tras un proceso de negociación iniciado en septiembre de 2017, con el anterior Gobierno del PP.

La responsable de FeSP UGT CLM ha recordado que este acuerdo “da la opción de recuperar las 35 horas semanales”, como así pusieron sobre la mesa en la reunión con el Consejero de AAPP y Hacienda del Gobierno regional, en la que le expresaron la necesidad de poner en marcha esas medidas, que se supeditan a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

“Ya teníamos las 35 horas en Castilla-La Mancha y no debería haber problema en recuperarlas una vez aprobados los PGE” ha explicado la secretaria general de FeSP UGT CLM, que así se lo transmitió al consejero “puesto que ya las teníamos y nos las quitó el Gobierno central vía recurso”, ha insistido.

Oposiciones para consolidar el empleo

Sobre el proceso de consolidación de empleados públicos indefinidos no fijos, Carmen Campoy ha subrayado que los servicios jurídicos de FeSP UGT CLM han elaborado un informe sobre el colectivo en Castilla-La Mancha, que como en el resto de España, “ha sido engañado” con falsas esperanzas de conseguir por la vía judicial consolidar su situación, pero “la única solución es que se convoque un proceso de concurso-oposición y que se realice lo antes posible”, ha insistido Carmen Campoy.

Por su parte Julio Lacuerda ha explicado que con el “II Acuerdo para la Mejora del Empleo Público y de las condiciones de trabajo” la jornada de 35 horas se convierte en un elemento diferenciador de lo que ocurría hasta ahora, declarando una “jornada máxima” para los empleados públicos que luego podrá matizarse en cada administración en los procesos de negociación colectiva.

El responsable de FeSP UGT ha añadido que el Acuerdo “va a permitir consolidar la temporalidad del empleo público en nuestro país, con la reducción de la temporalidad en un 8%”, además va a contribuir a la creación de empleo, ya que devuelve la “capacidad de autoiniciativa de las plantillas a cada Administración Pública”, después de que haya sido “centralizada” por el Gobierno central durante los años de crisis.

En segundo lugar, el Acuerdo va a hacer posible “la recuperación de derechos de los empleados públicos”, que les habían sido arrebatados durante años, como se recordará en las decisiones del Consejo de Ministros en los llamados “viernes negros”, y que ahora el Acuerdo devuelve, al restituir el plano competencial de plantillas a cada Administración pública, ha explicado el responsable de FeSP UGT.

Por último, va a suponer una “recuperación del poder adquisitivo perdido por los empleados públicos durante los últimos años, que se cifra entre un 17 y un 18 %, y que actualmente la masa salarial se sitúa a niveles de 2007”. Una recuperación de salarios que se hará mediante un incremento fijo y otro variable, que oscilará entre el 3,4 y el 5,29% en tres años, en función de la evolución de la economía y de la situación de cada Administración pública y de cada servicio público, uno de los grandes aciertos de este Acuerdo, según Lacuerda.

Por todo ello, el secretario general de FeSP UGT ha concluido que este Acuerdo “marca un cambio de tendencia” para los próximos tres años, en los que podrá tener lugar una negociación colectiva normalizada, para poder hablar después de modernización, de refuerzo y de mejora de la calidad de los Servicios Públicos”.