Indescriptible el dolor que siento y sentimos toda la familia española, menos, parece ser, el gobierno socialcomunista. Somos conscientes que ahora mismo, lo más importante, es centrarse en salir del túnel Covid-19. Creo, y como yo la gran mayoría, que decretar el luto nacional no desvía la atención de lo verdaderamente importante, sino, todo lo contrario. Hablamos de VIDAS, no de números o meras estadísticas. Este gobierno piensa que engaña a esa entristecida y hastiada ciudadanía, pero no es así, sabemos que esto es puro sectarismo, de la misma manera, que no reside en el ejecutivo de Sánchez ningún tipo de autocrítica, ni perdón por los errores cometidos, que son muchos, ni una dimisión, que motivos los ha habido.

Y si es que estuvieran, de pleno, centrados en salir de dicho túnel, pero ni eso, el ejecutivo esta más pendiente de instaurar políticas bolivarianas, censurando y cohibiendo libertades. Y esto no es un “bulo”.

Comenzamos un “desecalamiento” sin practicar tests de forma masiva, es decir, sin conocer quien puede contagiar, quien esta contagiado o quien lo ha inmunizado ¡Mal! Con el miedo en el cuerpo que nos deja el Presidente cada vez que comparece en su “Aló Presidente”, mostrando inseguridad y desconfianza, percibiendo la falta de una hoja de ruta clara y concisa, tanto en el ámbito sanitario como en el económico.

Después de 44 días de confinamiento, y valiendo de ejemplo, como puede ser que en mi región, en mi querida Castilla-La mancha, sigan habiendo profesionales en primera “linea de batalla” sin las protecciones adecuadas. Increíble, pero cierto. Como ha pasado, este lunes 27 de abril, en el Hospital de Ciudad Real, donde han dirigido un manifiesto a la gerencia, poniendo en relieve el desgaste físico y psicológico que padecen, trabajando sin EPIs homologados y donde reclaman material de un solo uso y no reutilizable y tests para todo el personal. O como con el sindicato profesional de Policías locales de Castilla-La Mancha, presentando, sus servicios jurídicos, una solicitud de medidas cautelares ante el Tribunal Superior de Justicia de la región solicitando pruebas diagnósticas de Covid-19. Emiliano García-Page sigue la misma estela de gestión de su jefe Pedro Sánchez, gestión tardía e improvisada con tintes imprudentes.

Sánchez sea fiel a España. Escuche a quien le ha mostrado lealtad durante toda la crisis sanitaria, y no le hablo de sus socios de gobierno, sino del líder de la oposición, quien le ha ofrecido una infinidad de propuestas, cientos de iniciativas, a las que usted no ha escuchado, pero “nunca es tarde si la dicha es buena” y lo es.

No es momento de sectarismos, como antes le nombré, o de ideologias políticas, es momento de mirar al futuro, es el momento de subir a planta a un país que se encuentra en la UCI y eso lo tiene que hacer con el mejor de los “cirujanos”, y esa persona es quien le tendió la mano desde el primer momento de esta “maldita” crisis, Pablo Casado.

Presidente Sánchez sea leal consigo mismo, sea leal con España.

Empice por decretar luto nacional ¡YA!