El Gobierno de Castilla-La Mancha apadrinará la fusión de las dos asociaciones que agrupan a todas las empresas de avicultura de puesta existentes en la región en la próxima asamblea que se llevará a cabo el próximo 19 de julio en Toledo.

Lo anunció el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, durante una visita a las instalaciones de la avícola Padrino Sierra, en Villaluenga de la Sagra, Toledo. Se trata de una de las diez granjas pertenecientes al Grupo Huevos Guillén. Estuvo acompañado por Joaquín Guillén Ferrer, director general de grupo, el gerente de la instalación, Julián Sánchez, y el alcalde Carlos Casarrubios, entre otros.

En declaraciones a los medios de comunicación, ha explicado que en esa asamblea prevista para la semana que viene “vamos a tener el privilegio de dar fe de la fusión de las dos asociaciones actuales para que solo exista una asociación que defienda los intereses de la avicultura de puesta”.

Remarcó que se trata de un objetivo del actual Gobierno regional desde principios de la legislatura, y compartido con las empresas del sector y las propias asociaciones avícolas de Castilla-La Mancha.

Francisco Martínez Arroyo ha puesto de manifiesto la importancia de las empresas avícolas en la región y a nivel nacional, indicando que “uno de cada tres huevos que se comercializa en España provienen de Castilla-La Mancha”, siendo “la región líder en la avicultura de puesta en la producción de huevos de todo tipo”.

Un sector “muy importante”, ha continuado, que cuenta con 120 granjas en la región que “están generando empleo y mucha actividad económica”, siendo “líder” en huevos de gallinas en producción convencional, en suelo, gallinas camperas o ecológicas.

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural ha puesto de manifiesto que “es importante estar unidos en todos los ámbitos” y en el caso de Castilla-La Mancha, como “principal región productora de huevos”, es necesario que “exista una asociación potente como para defender los intereses de la avicultura de puesta”.

También indicó que la planta en Villaluenga de la Sagra es un ejemplo de lo importante que es “poblar allí donde está la gente”, para un desarrollo de la zona rural donde están los asentamientos. La granja actualmente está generando 74 puestos de trabajo, con un 46% de mujeres y una facturación de 12 millones de euros en 2017, y una previsión de incremento hasta los 15 millones de euros para el año 2018.

Martínez Arroyo ha significado que en 2009 el Gobierno permitió la adaptación de estas granjas avícolas a la normativa de bienestar animal financiando con fondos públicos parte de esas inversiones que las empresas necesitaron para llevarlo a cabo.

Esa decisión, ha permitido que hoy, ha subrayado, “nuestras granjas son punteras” y “alcanzan ya los 16 millones de huevos con el objetivo de llegar a 20 millones muy pronto y superar ese tercio de los huevos que se están produciendo en Castilla-La Mancha para abastecer el mercado nacional”.